Cómo refrescar su hogar sin aire acondicionado

El verano ya ha comenzado y en algunas ciudades el calor ya empieza a ser insoportable. No todas las personas tienen la suerte de contar en casa con un aparato de aire acondicionado, por lo que tienen que recurrir a una serie de trucos para intentar refrescar la casa lo máximo posible y así conseguir el hogar no sea un horno.

A continuación te expongo una serie de consejos que seguro te ayudan a pasar un verano más fresco en casa:

Consejos para refrescar la casa:

En primer lugar, debes saber que todo tipo de complementos como alfombras o fundas en los sofás de lana o materiales similares, debes quitarlos durante los meses de calor y sustituirlos en todo caso por otro tipo de materiales más frescos como las fibras vegetales o el algodón. Pero lo más recomendable es que las alfombras durante el verano no.

Del mismo modo ocurre con las cortinas. Intenta poner en verano cortinas en tonos claros y materiales más frescos que dejen pasar el aire con facilidad.

Aprovecha tu arquitectura de su hogar

Enfriar el ambiente es en gran parte una cuestión de trabajar con convección, la tendencia del aire caliente a subir. La mejor manera de enfriar una habitación es subir y bajar el calor. Como ventaja, la ventilación adecuada también controla la humedad, de modo que la sensación de pegajosidad también puede desaparecer.

Primero, eche un vistazo a la distribución de su casa. Los veranos calurosos no son un nuevo problema para los constructores, y las casas antiguas pueden tener características de diseño que puedes usar.

Por ejemplo, las casas “de escopeta”, que tienen una habitación de ancho y se extienden hacia atrás, crean brisas cruzadas a través de puertas de malla y ventanas abiertas. Una brisa cruzada ayuda a alejar el aire caliente, haciendo que una casa se sienta más cómoda. Puede mejorar estas brisas con ventiladores eléctricos (más sobre eso más adelante).

Manténgase alejado de la luz del sol

Mucho calor llega a tu casa a través de la luz del sol. En las habitaciones individuales, debe controlar estos rayos con cortinas o sombras de oscurecimiento. Si todavía quieres luz solar, abre las cortinas de las ventanas que no miran directamente al sol; esto permite que la luz solar indirecta se filtre.

El color de la cara de las cortinas que dan al exterior también importa. Vemos el color porque esa longitud de onda de luz en particular rebota en un objeto. Debido a que el calor se irradia como luz infrarroja, los colores “calientes” como el rojo, el naranja y el amarillo desviarán la mayor parte del calor.

En cuanto a las persianas y cortinas, déjalas cerradas durante el día en las horas de más calor para evitar que la casa se caliente o entre aire caliente. Lo mejor es que aproveches cuando anochezca y el aire comienza a ser más frío, entonces abre las ventanas para conseguir la ventilación cruzada, es decir, que el aire entre y salga por ventanas distintas y así cree una corriente que enfriará la casa.

 

Los electrodomésticos también son una fuente de calor, así es que evita tenerlos encendidos cuando no los estés utilizando. Puedes recurrir a poner el ventilador una vez la casa se haya enfriado un poco por la noche si aun sigues tiendo calor.

Apagar los aparatos eléctricos que no use

En un día caluroso, querrás limitar las fuentes de calor en tu casa. En la cocina, evite el horno caliente e intente cocinar los alimentos en aparatos separados, como ollas a presión o microondas, que no generan temperaturas tan altas. O simplemente limítese a las comidas no cocinadas como las ensaladas.

Además de cocinar, otros aparatos también pueden producir calor innecesario. Por ejemplo, deberías lavar los platos a mano en lugar de usar el lavavajillas. En el baño, deje el secado de pelo y otras prácticas de aseo caliente fuera de su régimen personal, al menos durante el verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba