Cómo elegir el reloj adecuado para ti

Nos vemos en una época, donde puede parecer que la función del reloj no llega hasta sus límites. ¿Realmente esto es así? ¿Somos los únicos que sacamos el móvil para ver la hora teniendo un reloj en la muñeca? A continuación vamos a ver que reloj va más con tu personalidad y con tus gustos. También descubriremos la cantidad de variedades que hay y que no sabíamos ni que existían.

Vamos a centrarnos en “los de siempre”, que aquí entran los analógicos y digitales, en los Binarios.

Relojes Analógicos

Empecemos hablando de los relojes analógicos, los que vemos, si lo pensamos, en las muñecas de nuestros mayores. Es cierto que fueron los primeros, pero también es cierto que son unos de los más avanzados  y nunca pasarán de moda. Los últimos modelos a los que nos referimos en esta sección, suelen ser hasta anunciados por famosos de gran peso público. Ten seguro que te dará un toque elegante y cautivador.

Relojes digitales

Prosigamos con los relojes digitales. Son menos atrayentes a las pantallas de televisión, pero sobre todo tiene una gran influencia en la juventud masculina. Aunque también ha tenido una gran importancia en el mundo de la minusvalía visual, ya que algunos están creados para ellos, se llaman relojes parlantes. Si conoces a alguien en estas situaciones será un regalo ideal.

Relojes Binarios

Un estilo más alternativo de reloj, son los Binarios. Estos poseen dos líneas paralelas con diferentes números y una pequeño led bajo cada uno de ellos. Para saber la hora lo único que tienes que hacer, es sumar los números de las luces encendidas.

La primera fila horizontal te dirá la hora y la segunda los minutos. Este tipo de reloj es totalmente innovador, y lo lleva el tipo de personas que le gustan que le pregunten ¿Qué es eso? , y si realmente es un reloj, ¿Cómo sabes la hora? Así que si te gusta sorprender a tu círculo social, ya sabes cómo.

El tamaño del reloj no es ni femenino ni masculino

Los primeros relojes de pulsera fueron “relojes de brazalete” o “pulseras” usados mayormente por mujeres. Los soldados durante la Primera Guerra Mundial se ataron los relojes de bolsillo a sus muñecas, para no perder el momento apropiado para disparar la artillería o cargar fuera de las trincheras (o peor aún, llegar temprano).

El mismo debate entre los sexos se desató entonces como ahora: ¿era este “reloj de pulsera” cosa de mujeres o de hombres? Es lógico que las mujeres, que son más pequeñas que los hombres, puedan en general usar relojes más pequeños que los hombres, que son más grandes. Pero también hemos sexualizado el tamaño del reloj en enésima medida.

Cada muñeca es diferente

Hablando de tu muñeca: es la tuya. Los nerds hablan mucho del “punto dulce” para el tamaño de los relojes; en el lenguaje moderno, ese número es un rango inflexible entre 38 y 40mm. Yo digo: el punto dulce es más relativo que eso.

¿Cómo encuentras el tuyo? Si eres un tipo cuantificado, adelante y mide tu muñeca y usa ese número para reducir el tamaño potencial del reloj. Tal vez seas más como yo, sin embargo; los números no ayudan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba